Seguidores

jueves, 1 de octubre de 2015

RESEÑA "EL PODER DE AMABEL" DE ÉRICA ESMORÍS


Muchas gracias a Sushibooks por el envío del ejemplar.


Nº Páginas: 158 
Encuadernación: Rústica con solapas 
ISBN: 978-84-15920-11-3 
PVP: 12 € 

Página del libro en Sushibooks: aquí

Para empezar a leer: aquí


Todos los miembros de la familia de Amabel tienen superpoderes: una fuerza descomunal, la velocidad del rayo, una inteligencia deslumbrante o incluso la capacidad de hacerse invisible. Pero Amabel todavía no sabe cuál es su habilidad extraordinaria. Para descubrirlo, se embarcará en aventuras muy peculiares. 


La portada me parece muy divertida y perfecta para la trama de la historia.

La historia está narrada en primera persona desde el punto de vista de la protagonista, Amabel.

La vida de Amabel es la de una niña normal, pero en su familia van apareciendo problemas: primero cuando su padre se queda sin trabajo, luego cuando su madre debe trabajar en la conservera y todo lo remata cuando su amigo de clase, Braulio descubre que todos tiene poderes: Su madre es superveloz, su hermano superinteligente y su padre superfuerte. Además que su abuela es invisible.

Amabel pasa el verano acompañada de Braulio. Ambos niños tratan de averiguar el poder de Amabel y escriben unas listas con los poderes que ellos creen mejores. A partir de esas listas, los dos niños y sobretodo Amabel, se verán inmersos en divertidos sucesos que cambiarán su verano para siempre.


Este libro me ha gustado mucho, es muy divertido. Las cosas que le pasan a Amabel, por su cabezonería de encontrar su poder, son divertidas y ocurrentes, aunque sus padres se enfaden mucho y la castiguen. El final me ha gustado mucho y el poder de Amabel es el más sorprendente de todos.

Una lectura muy recomendada para pequeños lectores que quieran divertirse un rato.



A Coruña, 1977.

Pasa horas delante de su ordenador, para el que tanto ahorró y al que adora en la intimidad de la luz del flexo. Le gusta la comida japonesa y el verano. Se siente muy orgullosa de su gato, Señor Pepe. No le gustan los despertadores, tampoco hacer la cama. 

De su infancia destaca su tenacidad, que no terquedad, por convertirse “de mayor” en veterinaria y escritora; además de su admiración por Pippi Langstrumpf... Lo primero lo consiguió, aunque prontó se decantó por el mundo imaginario de los cuentos y lo segundo la llevó hasta Gotland, en Suecia, a la mismísima casa de Pippi.

***

Espero que os haya gustado. Besos.


1 comentario:

Margari dijo...

Se ve ideal para los peqeuños lectores. Lo tendré en cuenta para regalo.
Besotes!!!