Seguidores

lunes, 23 de diciembre de 2013

RESEÑA "SANDY" LOS GUARDIANES DE LA INFANCIA


Muchas gracias a la Editorial Casals por el envío del ejemplar.

FICHA TÉCNICA:

Autor: William Joyce
Ilustrador: William Joyce
Traductor: Bel Olid
26,3 x 26,3 cm
48 págs. Tapa dura
A partir de 6 años

SINOPSIS:

El Hombre de la Luna tiene un problema. La mayor parte de las noches manda rayos de luna a los niños de la Tierra y les ofrece una luz inextinguible que ahuyenta las pesadillas. Pero ¿qué pasa si hay niebla o está nublado? ¿O cuando la luna no está llena y no brilla? ¿Quién cuidará a los niños de la noche? ¡Necesita un ayudante! Y ha encontrado lo que buscaba: un hombrecillo dormilón que se llama Sanderson Mansnoozie (Sandy para los amigos), que puede ser perfecto... si el Hombre de la Luna consigue despertarle.

RESEÑA:

La historia está contada de una forma única, mágica y especial, en la que el niño se adentra en la magia y en la fantasía de una forma asombrosa. La portada y las ilustraciones de su interior son preciosas.

***

El Hombre de la Luna vigila a los niños y con su luz impide que se acerquen las pesadillas. Pero… si la luna no está llena y brillante ¿Quién cuidará del sueño de los niños?
El Hombre de la Luna necesitaba un ayudante y decidió buscarlo en el personaje de Sandy, el creador de sueños. Él era el ideal y así fue como recordó la historia de ese hombrecillo hecho de sueños y arena.


Sandy vivía en una estrella fugaz y en ella cruzaba el espacio. Todos podían pedirle un deseo y él mandaba en forma de sueño la idea para que se hiciera realidad.

Pero Sombra, el rey de las pesadillas y su galeón de las pesadillas, destruían sueños y estrellas allá por dónde iban. Fue así como se tropezaron con la estrella de Sandy. La arponeó dispuesto a destruirla y el hombrecillo perdió el control de su estrella. Mientras pensaba que se estrellaría en el plante verde y azul llamado Tierra, escuchó un montón de deseos y entre ellos uno muy especial.


Fue así como chocaron contra el océano. La estrella se había convertido en una isla arenosa, con lenguas en forma de espiral y en el centro de una de ellas, dormía Sanderson Mansnoozie.
Soñó y soñó y pasaron diez mil noches con sus sueños. Todo había cambiado. Un día llegó hasta él un haz de luz y oyó la voz que tiempo atrás le deseó que todo le fuera bien. Era el hombre de la luna, y pidió al hombrecillo que cuidara de los niños en las noches en las que faltaba la luna.


Él quería ayudar, pero no sabía muy bien cómo hacerlo y pensó mucho. Todas las criaturas del mar se acercaron y por ellas se dio cuenta de que Sombra surcaba los sueños de los niños. De nuevo sintió miedo, y así no podía dormir ni soñar.


Gracias a las sirenas y a su nana, consiguió dormir de nuevo. Soñó que ayudaba a los niños y mientras soñaba su isla se convirtió en un castillo. Subido a una nube de arena fue repartiendo sueños con su arena dorada y así los niños dormían sin miedo. Gracias a él, las pesadillas desaparecieron de la Tierra.
El hombre de la luna, gracias a su ayuda, le concedió el título de el Primer creador de sueños. Ese hombrecillo fue su primer ayudante y a partir de ese día, Sandy vela los sueños de los niños.

***

De nuevo mis hijos y yo caemos encantados ante la magia y la fantasía que desprende este libro. Además de sus preciosas ilustraciones, nos acerca a un mundo donde los sueños y las pesadillas existen y de cómo gana el bien a pesar de todo. Un libro donde el niño que cada uno lleva en su interior sale a relucir en cada página.
Me he emocionado con su lectura y mis hijos también.

***

De parte mía y de mis hijos, os deseamos unas felices fiestas y un próspero año nuevo. Nos leemos después de vacaciones. Besos.